Càmara de representantes de EE.UU aprueba presupuesto para el muro, y sin daca


Por Vicente Balbuena

La Cámara de Representantes de EE.UU. aprobó hoy una ley presupuestaria de 1,3 billones de dólares, que incluye una cantidad menor de fondos para el muro que la que había pedido el presidente, Donald Trump, y que no contiene ningún tipo de solución para los “soñadores”.

La ley logró ser aprobada con 256 votos a favor y 167 en contra en la Cámara de Representantes y ahora pasa al Senado, que debe dar su visto bueno antes de la medianoche del viernes al sábado para evitar que el Gobierno se quede sin fondos e incurra en el que sería su tercer cierre parcial administrativo desde enero.

El proyecto logró ser aprobado en la Cámara de Representantes a pesar de la revuelta del ala más dura de los republicanos, que abogan por una mayor disciplina presupuestaria y amenazaron con bloquear la propuesta porque aseguraban que habían tenido menos de 24 horas para revisar sus 2.232 páginas.

El texto, hecho público el miércoles, adjudica fondos a las agencias gubernamentales hasta septiembre próximo y forma parte del pacto presupuestario de dos años que demócratas y republicanos alcanzaron en febrero con el fin de acabar con las leyes de fondos provisionales, que les han valido numerosas críticas.

La Casa Blanca aseguró hoy que Trump apoya la ley y que la firmará para que entre en vigor, a pesar de que no incluye algunas de sus peticiones en materia migratoria.

La ley incluye 1.600 millones de dólares para el muro, lejos de los 25.000 que pedía Trump, y además impone importantes restricciones sobre cómo el Gobierno puede gastar esos fondos.

En concreto, el proyecto establece restricciones sobre la cantidad de kilómetros de muro que pueden construirse o dónde puede ubicarse, determinando por ejemplo que, de los 1.600 millones de dólares, 251 millones deben emplearse en renovar la doble verja que ya existe entre San Diego (California, EE.UU.) y Tijuana (México).

Pese a las presiones de los demócratas, el acuerdo no ofrece una solución para los jóvenes indocumentados que llegaron al país de niños, conocidos como “soñadores” y que habían estado protegidos de la deportación por el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

Ese programa fue proclamado en 2012 por el expresidente Barack Obama, pero Trump ordenó su fin para marzo, una decisión que ha sido bloqueada temporalmente por los tribunales.

Previous Anuncian operativo SS 2018
Next Cierran puerta a la reelecciôn de DANILO MEDINA

Suggested Posts

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *